5 BUENAS INTENCIONES PARA EL AMOR EN EL 2018

 

Estas son fechas en las que la mayor parte de los seres humanos del planeta escriben sus buenas y tiernas intenciones antes de que suenen las campanadas de un reloj antiguo ubicado en alguna plaza, de alguna ciudad abarrotada de gente celebrando que se termina un año y comienza otro. Con gran ilusión anotamos todas las cosas que deseamos hacer y cumplir en el próximo ciclo que vamos a comenzar.

Adelgazar 5 kilogramos, ir mas al gimnasio, aprender algún idioma extranjero, leer más, estudiar otro modulo y muchos proyectos más que nos van a mantener este nuevo año con gran atención en nuestras acciones. Por desgracia, nunca solemos prestar atención a nuestras acciones más allá del tema económico, ocioso y de la salud. Rara vez vemos a la izquierda o a la derecha fijándonos en la persona que nos acompaña en el nuevo ciclo y que ha estado en el año anterior con nosotros.

Esta vez, cuando vayas a escribir tus nuevos propósitos te propongo que te centres ¨solo¨ en acciones positivas de amor para mejorar y enriquecertu relación. Da igual el estadio actual en el que te encuentres. Matrimonio consolidad de 10 años (zona peligrosa de separación), noviazgo de poco tiempo, de mucho tiempo, inicio de relación o también porque no, estando ¨single¨.

¿Cómo se puede hacer esto? Cuando alguien me pregunta como reactivar una relación marchitada, o como volver a sentir chispas en una pareja acomodada siempre respondo con las mismas preguntas;

¿Qué cosas hacías tú cuando conociste a esta persona? ¿Qué cosas hacíais cuando estabais juntos? Las respuestas a estas simples preguntas es lo que debes anotar para el próximo ciclo que quieres pasar al lado de tu pareja. No soporto a las parejas que existen por inercia. Parecen ¨zombis¨ vivientes del amor. Absorbidos por el tsunami de la sociedad, trabajo-casa-trabajo (y niños por el medio) sin vivir como pareja sus propias experiencias. Abandonados a la institución de siglos pasados mal llamado ¨matrimonio¨.

La añeja y pesada institución del matrimonio tradicional se halla (con toda razón) en crisis, pues se centra más en obligaciones que en la verdadera felicidad. Sinceramente espero y deseo que se desplome lo antes posible, por el bien de cada individuo que forma parte de la pareja y por el bien del amor verdadero.

Todos conocemos personas que forman parte de alguna pareja rancia, creada y consolidad en un ¨barril de ron¨ de más de 25 años. Tienen unas reglas no escritas muy definidas, que se tienen que dar por supuestas y entendibles desde el momento que has aceptado y dado el ¨Si¨ a formar esa asociación. Estas parejas no conciben el matrimonio o la unión como una instancia de crecimiento mutuo, sino como una asociación en que el otro(a) debe vivir en función de mis necesidades, deseos y caprichos, para poder sentirme seguro(a). Una pareja debiera formarse para pasarlo bien, juntos y separados –a veces juntos y otras, con otras personas-, para apoyarse mutuamente, para enriquecerse con la unión, para que el encuentro con el otro sea un estímulo para el corazón, el cuerpo y/o la mente, para compartir los sueños, propios y comunes.

Así que, decididos a ser unos seres de amor auténticos y únicos saca de inmediato papel y lápiz y ponte a escribir tus buenas intenciones de amor para este próximo año. Quizá te confunda un poco cuando descubras que tus acciones no están destinadas a estar más pendiente de tu marido/mujer. Están destinadas a ocuparte de ti.

  • Proponte ser más interesante. Cuídate de forma estética y enriquece tu intelecto. Esto crea una atracción inmediata en tu pareja.
  • Proponte ser más independiente. Por raro que parezca la idea de una pareja más independiente genera interés por la parte contraria. Intenta cuantificarlo. Busca los momentos en los que te das cuenta que podrías haber sido más independiente.
  • Proponte conocer gente nueva. Abre tu círculo de conocidos y amistades. Amplia tu agenda. Cada persona nueva que conoces te inyecta una nueva visión y con diferentes matices a la hora de compartir incertidumbres y situaciones cotidianas.
  • Proponte vigilar tus amistades. No puedes pretender darle un nuevo aire este año a tu pareja, mientras mantengas las viejas y podridas amistades (quizá toxicas o intoxicadas) por la ¨ola¨ de la sociedad. Todos los Domingos a comer a casa de tus padres y luego un paseo con los amigos de cada fin de semana. MAL!
  • Proponte no provocarle celos a tu pareja. Nunca provoques celos directos. Si tienes problemas con este capítulo, te recomiendo el artículo de ¨Cómo evitar una crisis de celos¨

Espero que esta vez, tu libreta este llena de cosas diferentes a los propósitos de años anteriores. Procura cuantificar los propósitos. Es fantástico incluso si los calendarizas por semanas y meses para que de forma paulatina se vayan convirtiendo en un nuevo hábito en tu vida amorosa.

Te deseo un nuevo año lleno de amor y pasión interminable. Feliz año nuevo.

David Santos.

Fotos: mi mujer y yo en nuestro acto institucional y poco convencional de nuestra union matrimonial.

Deja un comentario