PASOS BASICOS PARA EVITAR UNA CRISIS DE CELOS

Tengo la gran fortuna de estar casado con una mujer ciertamente hermosa y atractiva. Esto visto desde otro punto de vista puede resultar un calvario si sufriera de celos ¨patológicos¨ pues mi esposa levanta miradas y hace girar las cabezas de los caballeros más respetuosos incluso cuando vamos dados de la mano por la calle. Quizá por su estilo, quizá por su feminidad y múltiples cosas más que hacen que los hombres seamos incapaces de responder sobre nuestros actos.

Como he trabajado mucho mi autoestima con respecto a esto ya no me causa un efecto negativo, al contrario me siento orgulloso de esta situación. Agradezco cada mirada que atrae y cada piropo recibido. Cada vez que sucede, me siento pleno, convencido y orgulloso de mi esposa. Pero reconozco que no siempre fue así, si hubiéramos hablado de esto hace unos años te contaría abiertamente que he tenido veces en los que pensaba que entraba en pánico de celos. Conozco perfectamente como es la sensación. Como es la espiral que te hunde más y más en esa sensación. Y como llegado un punto explotas y cometes los mayores errores que pueden existir en una relación. Dañando tu autoestima, dañando a tu pareja, hiriendo de muerte y con un disparo fatídico en la línea de flotación de la relación.

No quiero ni pretendo explicar lo peligroso y dañino que resulta que uno de los integrantes de la relación (o los 2) tenga celos desmedidos. Para esto están los expertos en Psicología que con sus artículos inundan la red indicando lo fatal que puede llegar a resultar las escenas de celos. Según Freud, el origen viene desde la infancia, cuando tenemos la necesidad de ser queridos por nuestros padres. Es cuando llega a nuestra casa un hermano pequeño que sentimos celos por miedo a ser abandonadas. En mi caso particular en algún momento de mis ataques tenían una justificación basada en hechos constatados como para sentirme celoso. Lo que no hice de forma correcta fue la gestión eficaz de las emociones. Y por supuesto si los motivos reales no fueron suficiente para terminar con la relación, lo fueron los escándalos mal gestionados que terminaron de lapidar lo mal que estaba llevando esa relación.

Los celos están directamente relacionados con la baja autoestima, es un miedo a perder lo que amamos. Esta ¨enfermedad¨ lo sufren tanto hombres como mujeres. Lo que si es cierto es que los hombres suelen mostrar los celos de una forma más abierta. Las mujeres suelen gestionar peor las emociones.

Tu No ERES una persona celosa. Eres simplemente  una persona que manifiesta sus celos de manera inadecuada y no tiene una buena gestión de sus emociones cuando siente celos. Si por causa de tus celos tienes problemas para conseguir pareja, o no puedes permanecer en una relación, es momento de hacer un cambio y controlarlos. Todo esto se puede cambiar. Con ayuda por parte de tu pareja y quizá si es el caso de un experto.

Te dejo un poderoso ejercicio para el control de los celos. Antes de explotar en mil bombas atómicas y crear un escándalo que no beneficia a nadie.

Administración.

Escribe una lista de los momentos en que sientes celos. Esto te permitirá detectar qué los origina y observar las situaciones de forma objetiva. Ejemplo:

Cuando. Domingo, he sentido celos.

Motivo. Una chica miro a mi novio fijamente y el no aparto la vista.

Cambiamos de ¨Rol¨.

Cuando sintamos celos vamos a ser empáticos, ponte en sus zapatos. Pregúntate si tu novio tendría motivos para ponerse celoso si fuera la situación inversa. Es decir, es a ti quien un chico te mira y tú no le das importancia. ¿Debería el tener celos por esto? Esto te permitirá racionalizar los celos.

Comunica.

No temas compartir tus sentimientos con tu pareja. Explícale las situaciones por las que te pones celosa, y que te hace sentir mal cuando se fija en el escote de una chica. Te aseguro que no va a dejar de hacerlo, pero seguramente va a ser más discreto. Recuerda que los hombres tenemos un fallo de evolución en nuestro cerebro primitivo y nos fijamos en el físico de las mujeres. Pero eso no significa que queramos estar con esas chicas y abandonar una relación.

Haz cosas para ti y cuida tu autoestima.

Salir con tus amigas de compras, ir al gimnasio, a la peluquería, a clases de baile. Cuídate y procura tener vida después de tu novio. Estas cosas te hacen crecer como persona y elevar tu autoestima.

Sí, es verdad que los hombres ¨necesitan¨ ser infieles. Y seguramente te ocurra más de una vez en la vida sufrir una infidelidad. Pero la infidelidad no tiene nada que ver contigo. No es que no seas bonita, guapa, inteligente, el problema no eres tú, sino en nuestro fallo de evolución cerebral y las necesidades ¨afectivas¨.

Si ves o crees que no puedes gestionar tus celos sola o con ayuda de tu pareja, es momento de buscar ayuda de un especialista. No es una enfermedad, pero puede derivar de problemas más serios que deben ser tratados por un terapeuta.

Si te gusta este tipo de artículos, compártelos en tus redes sociales y subscríbete.

David Santos

Foto: Mi mujer después de calmarla por un ataque de celos.

Deja un comentario