SORPRENDE A TU PAREJA. Con algo inusual en San Valentín.

Se acerca el ¨famoso¨ 14 de febrero, día de los enamorados y como siempre en estas fechas comenzamos de forma influenciada por la publicidad y escaparates a pensar con que o cómo podemos sorprender a nuestra pareja. La mayor parte de las veces, el estrés, los niños, el trabajo y demás quehaceres diarios no nos permiten o no queremos invertir el tiempo necesario en crear e idear una sorpresa que este a la altura de nuestra pareja.

A veces, comprar algo pre-diseñado y comercial para el Día de San Valentín no será tan significativo como hacer algo inesperado con tus propias manos. En estos casos no importa lo bonito y costoso que pueda ser tu regalo. Muchas veces se recuerda con mucho más cariño un pastel hecho por tus propias manos que una bonita y cara corbata de seda.

Este año, mi mujer anda súper cansada, demasiados cambios, mudanza, el niño, los estudios y el trabajo no le dan el tiempo necesario para relajarse de forma real.

 

Así que haciendo uso de mi forma de pensar ¨out of the box¨ entre algunas otras sorpresas me he propuesto hacerme cargo de cualquier responsabilidad que ella pueda tener asumida y tomar el control de la situación en casa durante 3 días.

¿Cómo lo voy a hacer? Tratarla como una reina durante un día seguro será una sorpresa bien recibida. Esperare a que llegue su día de descanso y le diré que puede tomar todas las decisiones durante todo un día. Dejar que esté a cargo de todo.  Mi idea es Brindarle un día completo sin los quehaceres domésticos.

Después le entregare para el fin de semana un ¨bono¨ donde podamos acudir juntos a un SPA y poder estar libres de preocupaciones cotidianas. Te dejo el link, porque una sorpresa de este tipo es de las que permanece en la memoria. https://www.louxolatoja.com/

Si tú eres de una forma de pensar similar a la mía y te gusta la idea de sorprender a tu pareja de forma original, te sugiero lo siguiente;

Haz una lluvia de ideas. Tu pareja es única. Piensa en las cosas que le gustan y en lo que le produce un buen estado de ánimo. Pregúntate qué actividades, eventos, lugares, deportes, pasatiempos y cosas le gustan. Presta atención a las cosas con las que se entusiasma, se apasiona o aquellas que lo hacen reír y feliz.


Haz una lista. Escribe las ideas acerca de lo que sabes que le gusta o crees que le gusta. Escribe mucho, para que tengas muchas ideas, quizá te pueda servir para escoger en sorpresas futuras. Lo más probable es que esto te produzca más ideas que también deberás anotar.


Sal de tu zona de confort.
 Esto sucede cuando eres capaz de hacer algunas cosas que normalmente no haces porque existe alguien que te importa. Por ejemplo, compra entradas para un partido de fútbol para ti y tu novio solo por el hecho de que sabes que le gusta y quiere pasar un tiempo contigo, aun cuando no te guste este deporte. Procura hacer este tipo de sacrificios razonables de vez en cuando para que juntos podáis compartir experiencias que quizás sea más agradable para tu pareja que para ti. Con suerte, tu pareja te devolverá el favor algún día y te sorprenderá de la misma manera.

PIDE UN DIA LIBRE EN EL TRABAJO.

Cogeos un día libre e ir hasta donde el coche os lleve. De forma habitual suelo levantarme temprano y proponer salir con el coche a desayunar fuera o comer. Lleno el depósito y hasta donde aguante. Algunas veces me he visto a medio día unos 300 km fuera de casa. Pero siempre pienso, ¿Quién se puede resistir a una pequeña aventura? Coger un día libre en el trabajo o cualquier sábado o domingo, las llaves del coche, una mochila y carretera. Puede que no seas tan loco como yo y no lleguéis muy lejos, que os acabéis perdiendo por carreteras secundarias. Lo importante es que estáis juntos y que será un viaje que no olvidaréis.

RECORDAR DONDE OS HABEIS CONOCIDO.

Hacer un flashback (recordatorio) a vuestra primera cita. A menudo las relaciones de pareja se estancan, se vuelven rutina y se hace necesario recordar qué fue eso que os enamoró a uno del otro. Y además, siempre es divertido mirar atrás. Haz memoria y reorganiza vuestra primera cita sin contárselo a tu pareja. Podéis ir al restaurante donde cenasteis por primera vez, esa cafetería donde te presentaste o al parque por el que paseabais. Nada como mirar al pasado para reforzar el futuro.

FOTOS, FOTOS Y MAS FOTOS.

Monta una divertida sesión de fotos en casa (puedes alquilar los equipos) o contrata el servicio a un estudio profesional. Pasaréis un buen rato posando ante la cámara y esas imágenes os quedarán siempre para el recuerdo.

IMTIMIDAD.

Haz realidad una de sus fantasías Todos las tenemos y en ocasiones no se las decimos a nuestra pareja, la mayor parte de las veces por miedo al rechazo por parte de nuestra pareja. Pregúntale cuál es la suya, cuéntale la tuya y llevarla a cabo. Si es algo con lo que no te sientes especialmente cómodo díselo y llegar a un acuerdo con lo que los dos quedéis los dos satisfechos.

Espero que te sirva de ayuda y que este San Valentín consigas que sea diferente y renovador entre vosotros.

Foto 1: Mi mujer y su trabajo
Foto 2: Nos toca planchar

Deja un comentario